banner-mayores3

El concello ajudica el servicio de ayuda a domicilio, que atiende a 469 ancianos

La sesión plenaria de ayer aprobó –con la abstención de PSOE y BNG; la oposición de IU y los votos favorables de PP e IF– la adjudicación del servicio de ayuda en el hogar, tanto la prestación básica del Concello como la relativa a la dependencia.

En el primero de los casos, será la empresa Clece la que se encargue del servicio y en el caso de la dependencia serán Aras Multiservicios, Valoriza, Clece y Eulen, de forma equitativa.

Entre los dos servicios, recordó la edila Rosa Martínez, se atiende a 469 personas. Desde las filas de la oposición, el portavoz del BNG, Iván Rivas, pidió que se garantice la subrogación de los trabajadores que prestaban hasta el servicio y desde el PSOE se criticó que el servicio sea más costoso, por lo que se abstuvo en la votación. EU se opuso señalando su apuesta por un servicio público.

Facturas

Otro de los puntos que se abordó en el pleno fue la aprobación de facturas de diferentes servicios prestados. Aunque la propuesta salió adelante, lo hizo con los votos del gobierno local, ya que desde la oposición votaron en contra alegando que se presentaron 25 facturas de servicios que deberían estar contratados.

El edil de Economía, Alejandro Langtry, reconoció que se trata de facturas por asesoría jurídica, vigilancia de Porta Nova, Oficina de Rehabilitación y mantenimiento eléctrico, y animó a la oposición a trabajar más en las comisiones y no criticar tanto en el pleno.

El aviso no dejó indiferente a Javier Galán –EU– que dijo de Langtry que era “o tío máis vagonetas e prepotente que coñece”.